Osteofitos cervicales: Definicion, Causas, Síntomas y Tratamientos

Osteofitos cervicales: Denominados clínicamente como espondilosis cervical, hace referencia a los cambios comunes relacionados con la edad en la parte superior y anterior de la columna vertebral.

Con la edad, la vertebras (huesos que componen la columna vertebral) poco a poco forman espolones óseos al verse lentamente reducidos los discos amortiguadores que se encuentran en medio de ellas, estos cambios pueden alterar la alineación y estabilidad de la columna vertebral, condición que puede pasar desapercibida en la mayoría de los casos, sin embargo en algunas ocasiones pueden causar problemas relacionados con los nervios y vasos sanguíneos asociados con esta parte de la columna debido a la presión que los osteofitos cervicales ejercen sobre ellos. Esta presión puede causar entre otros síntomas, debilidad, entumecimiento y dolor irradiado a varias partes del cuerpo y en casos severos se pueden ver comprometidas la habilidad para caminar y otras actividades de movimiento relacionadas

Descripción de la espondilosis cervical.

A medida que la medula ósea se extiende desde el cerebro hasta la parte inferior de la columna, esta se protege mediante un sistema óseo conformado por huesos en forma de anillos llamados vertebras las cuales se encuentran apiladas unas encima de otras y en las uniones o espacios intermedios de estas se encuentran unas estructuras llamadas discos vertebrales conformados en su parte exterior por un tejido duro o cartílago fibroso y en la parte interior por un núcleo interno más blando y elástico.

Una de las funciones mas importantes de los discos cervicales es la protección de los nervios y vasos sanguíneos que corren por el interior de las vertebras, los discos vertebrales también otorgan un conducto flexible a la medula espinal al facilitar los movimientos intervertebrales producidos por giros de la cabeza, movimientos del tronco o flexiones del cuello.

A mediad que las personas envejecen, los discos pierden su flexibilidad lo que hace que progresivamente se vayan volviendo más duros, de la misma forma, también pueden presentar adelgazamiento lo que reduce la cantidad de tejido amortiguador y protector entre la vertebras

La aparición de los Osteofitos cervicales

Al reducirse la cantidad de relleno intervertebral, la columna pierde estabilidad por lo que el cuerpo reacciona creando adiciones óseas en las vertebras llamados osteofitos cervicales comúnmente conocidos como espolones óseos.

La parte superior o cervical de la columna vertebral, esta conformada por siete vertebras ubicadas en el cuello, de ahí que la aparición de espolones óseos en esta área se denomina espondilosis cervical y es una reacción natural del cuerpo a la pérdida del tejido intervertebral para ayudar a proteger la medula y a estabilizar la columna vertebral

Edad como factor de riesgo para la espondilosis cervical

Entre el 25 al 50% de las personas que llegan a los 50 años desarrollan espondilosis cervical, pero después de los 70 esta condición se puede ver al menos en el 70% de las personas, sin embargo, a pesar del alto porcentaje de personas que pueden presentar osteofitos cervicales y otros cambios en la columna vertebral, algunas de ellas nunca desarrollan problemas de salud significativos

Alrededor del 50% de las personas mayores de 50 años de edad, experimentan dolor de cuello y rigidez debido a la espondilosis cervical, y de estas personas del 25 al 40% tiene al menos un episodio de radiculopatía cervical que es una condición que se presenta cuando los osteofitos cervicales comprimen los nervios intervertebrales.

De la misma forma, también puede aparecer otro problema potencial cuando los osteofitos cervicales y la degeneración de los discos intervertebrales causan desplazamiento y estrechamiento de las vertebras comprimiendo de esta manera el canal cervical. Esta presión sobre los vasos sanguíneos y la medula espinal causa mielopatia espondilotica cervical que es un trastorno en el que se deterioran grandes segmentos de la medula, esta condición afecta por lo menos a un 5% de las personas con espondilosis cervical y los síntomas tanto de la mielopatía espondilótica cervical y radiculopatía cervical también pueden estar presentes al mismo tiempo en un pequeño porcentaje de personas con osteofitos cervicales

Causas y síntomas de los osteofitos cervicales

Cuando las personas envejecen, la contracción de los discos cervicales hace que los mecanismos defensivos del cuerpo recurran a las vertebras para la formación de osteofitos cervicales que estabilicen esa parte de la columna vertebral, sin embargo la alineación y posición de los discos y las verberas puede cambiar a pesar de los osteofitos y los síntomas dependen y se derivan en gran medida de los problemas relacionados con la posición irregular de una o más vertebras o discos.

Como se menciona anteriormente el desarrollo de espondilosis cervical no conduce necesariamente a la aparición de síntomas, pero después de los 50 años la mitad de la población experimenta dolor ocasional y rigidez. Con el adelgazamiento y degeneración de los discos la columna se torna menos estable y el cuello más vulnerable a lesiones incluyendo aquellas que se pueden presentar en los músculos y ligamentos, el contacto entre las vertebras puede causar también dolor y en algunas ocasiones este se puede percibir como si fuera dolor de cabeza, de hombros o de pecho además de otros síntomas como vértigo y zumbido en los oídos

EL dolor de cuello y la rigidez suelen ser intermitentes al igual que los síntomas de la radiculopatía; este término hace referencia a la compresión en la base o la raíz de los nervios que salen de la medula espinal.

Normalmente, estos nervios pueden adaptarse y acomodarse a través de espacios entre las vertebras denominados agujeros intervertebrales, pero los osteofitos cervicales pueden afectar estas zonas haciendo que el ajuste entre las vertebras sea más estrecho.

Este ajuste anormal del espacio intervertebral causado por la espondilosis cervical puede generar incidentes menores debido al exceso de presión sobre la raíz nerviosa tales como la exageración de la enervación de los nervios que pasan por esa zona a veces referido como “nervio pellizcado”

La presión se puede acumular como consecuencia directa de la formación de osteofitos cervicales, y esta fuerza ejercida sobre la raíz del nervio causa dolor punzante e intenso en el cuello, los hombros, y / o la espalda superior dependiendo de las raíces nerviosas de la parte cervical de la columna que se estén viendo afectadas, este dolor a menudo es agravado por el movimiento, pero en la mayoría de los casos los síntomas se resuelven en cuatro o seis semanas

La espondilosis cervical puede causar mielopatía espondilótica cervical a través de la estenosis (estrechamiento) lo que incrementa la presión en la medula espinal.

La estenosis espinal es un estrechamiento del canal de la medula espinal o área central de la columna vertebral ocupada por la medula, esta condición se genera debido a la desalineamiento de la vertebras y discos vertebrales degenerados y fuera de lugar.

Los problemas causados por la espondilosis cervical pueden exacerbarse e los casos en que la persona tenga un canal espinal naturalmente estrecho.

La presión contra la medula espinal también se puede producir por osteofitos que se forman en el interior de la vertebras y que empujan hacia la medula espinal.

La estenosis junto con los espondilosis cervical pueden comprimir los vasos sanguíneos los que impide la llegada de los nutrientes necesarios para el mantenimiento normal de la células de la medula espinal y en efecto esta células mueren.

Con la muerte de estas células la funciones que se llevan a cabo mediante estas, se ven afectadas, se pueden ver disminuidas las funciones de transmisión sensorial al cerebro o la transmisión de las ordenes voluntarias del cerebro a los músculos, el dolor puede estar ausente en estos casos, pero la persona puede experimentar entumecimiento en las piernas e incapacidad para hacer que las piernas se muevan correctamente. Otros síntomas pueden incluir, torpeza y debilidad en las manos, rigidez y debilidad en las piernas y espasmos espontáneos en las piernas, la capacidad para caminar se puede ver afectada adquiriendo movimientos y comportamientos involuntarios como abrir las piernas cuando se está caminando, arrastrar los pies para compensar la falta de sensación en las en las piernas, y la búsqueda permanente de apoyo por el temor a caerse, en algunos casos, el control de la vejiga se convierte en un problema para las personas con osteofitos cervicales

Diagnóstico

El diagnostico de los osteofitos cervicales, normalmente se realiza basado en los síntomas y la historia clínica del paciente. Ver mas sobre la consulta al medico aqui

De la misma forma, una cuidadosa exploración neurológica puede ayudar a determinar cuáles son las raíces nerviosas que están involucradas en la causa del dolor y el entumecimiento y establecer los aspectos generadores de los patrones de debilidad y cambios en las repuestas reflejas.

Para la confirmación del diagnostico de la espondilosis cervical y descartar otras condiciones, generalmente se ordenan pruebas de imágenes dentro de las cuales la primera opción que se suele tomar son las de tipo radiológico, los rayos X pueden revelar la presencia de osteofitos cervicales y a desalineación de la columna vertebral, en definitiva, una radiografía puede confirmar de manera muy exacta si una persona tiene espondilosis cervical, sin embargo, para poder demostrar que la condición es la causante de los síntomas que pueda tener el paciente se necesitan más detalles y estos se pueden adquirir mediante pruebas con resonancia magnética y tomografías computarizadas que ayudan a evaluar los efectos de la espondilosis cervical en el tejido nervioso y los vasos sanguíneos asociados

A pesar de que los rayos X pueden confirmar con exactitud la presencia de osteofitos cervicales, es preferible la utilización de resonancia magnética ya que es un procedimiento no invasivo que no requiere inyecciones de medio de contraste. Las resonancias magnéticas también tienen una mayor sensibilidad para detectar problemas de discos cervicales con la participación de la medula espinal y la prueba permite que el médico examine aéreas de imágenes más grandes desde varios ángulos

Sin embargo, en algunos casos estas imágenes pueden que no muestren suficientes detalles sobre las vertebras por lo que en este caso la utilización de imágenes mediante mielografia pueden proporcionar una imagen superior de los huesos involucrados en la espondilosis cervical, los beneficios adicionales de este procedimiento para el diagnostico de los osteofitos cervicales es que se necesita menos tiempo para su realización y tiende a ser menos costoso que una resonancia magnética.

En definitiva, se puede alcanzar un buen diagnostico de los osteofitos cervicales ya sea a través de los rayos X, la resonancia magnética o la mielografia pero en algunas ocasiones puede ser necesaria la complementación entre sí de algunos de estos procedimientos y adicionalmente, dependiendo de la necesidad de información que se requiera, puede ser necesario efectuar pruebas para la medición de la conducción nerviosa a través de un electromiograma (EMG) y / o pruebas de potencial evocado de tipo somato sensorial que pueden ayudar a confirmar afecciones de las raíces nerviosas involucradas con los osteofitos cervicales

Tratamiento Medico para Osteofitos Cervicales

El tratamiento de los osteofitos cervicales preferiblemente debe ser de tipo conservador, este comienza con descanso ya sea restringiendo de alguna manera las actividades normales a niveles menos intensos o reposo en cama durante tres a cinco días dependiendo del episodio sintomático que se tenga.

Si el reposo no es suficiente para el alivio de los síntomas causado por osteofitos cervicales, puede ser recetado un collar ortopédico blando o rígido para restringir el movimiento del cuello y trasladar parte del peso de la cabeza desde el cuello hasta los hombros, de la misma forma, también se puede aplicar tracción cervical ya sea en casa con el asesoramiento de un fisioterapeuta o realizado en un centro especializado

El dolor puede tratarse con los mismos tipos de medicamentos para la artrosis, AINEs como la aspirina o el ibuprofeno, si estos fármacos no son eficaces el médico puede prescribir el suministro a corto plazo de medicamentos coticoesteroides o relajantes musculares.

Aunque algunos medicamentos han sido desarrollados para tratar la depresión también pueden ser eficaces en el tratamiento del dolor, en este caso, la utilización de antidepresivos tricíclicos puede ser de gran ayuda en los casos de dolor crónico.

Una vez que se ha logrado resolver el problema del dolor, el médico puede ordenar terapia física y ejercicios especializados para la reservación de la flexibilidad y los rangos de movimiento

Cuando el dolor es severo, el profesional medico puede prescribir un tratamiento corto de corticoesteroides epidurales.

En este tratamiento los Corticoesteroides como la prednisona, pueden combinarse con analgésicos e inyectarse con una aguja larga en el espacio intervertebral del disco dañado y la cubierta del nervio y la medula espinal. La inyección en el espacio epidural cervical puede lograr el alivio que se consigue con los demás tratamientos convencionales, sin embargo, no se recomienda el uso frecuente de este tratamiento y solo se debe utilizar si las demás terapias conservadoras no son eficaces.

En el caso de dolor crónico y continuo que no responde a los tratamientos convencionales, puede ser sugerida la cirugía que aunque no es recomendada puede ser necesaria para hacer frente a la radiculopatía y mielopatía. La cirugía se recomienda especialmente para las personas que presentan síntomas con intensidad de moderada a grave, sin embargo, el factor edad puede ser un motivo para la no realización de la cirugía.

Los detalles específicos de la cirugía en los casos de osteofitos cervicales dependen de las estructuras implicadas, pero su objetivo general es el de aliviar la presión sobre la raíz nerviosa, la medula espinal, los vasos sanguíneos y la estabilización de la columna vertebral

Tratamientos alternativos para los osteofitos cervicales

Aunque la terapia alternativa no remplaza a los tratamientos convencionales, esta puede ser un complemento muy eficaz e importante.

Las funciones principales de este tipo de tratamiento son el alivio del dolor, el control de la tensión y el fortalecimiento de los músculos del cuello y la espalda alta.

El masaje es una forma eficaz de aliviar la tensión y el yoga ofrece el benéfico adicional de fortalecer los músculos.

La quiropráctica y la acupuntura son tratamientos que han sido reportados como medios eficaces en el alivio del dolor asociado con problemas de disco aunque se debe tener mucho cuidado de no exacerbarlos demasiado.

Los practicantes de la técnica Alexander o el método Feldenkrais reportan que el conocimiento de las posturas correctas y una técnica adecuada de ejercicios, pueden ayudar a prevenir los síntomas de los osteofitos cervicales.

Las vitaminas y suplementos en combinación con terapias a base de hierbas, y la homeopatía pueden ayudar a construir y recuperar el equilibrio de las estructuras debilitadas

Pronostico de la espondilosis cervical

Aunque la progresión gradual de la espondilosis cervical no puede detenerse, no siempre provoca síntomas, sin embargo, para aquellas personas que tienen problemas son los osteofitos cervicales los más indicado es seguir un tratamiento conservador ya que este suele ser muy eficaz para el manejo de los síntomas.

Aproximadamente el 75% de la personas con radiculopatía y el 50% de las personas con mielopatía pueden encontrar alivio a través de solo terapia, y para el resto de personas con estas condiciones puede ser recomendable la cirugía la cual es exitosa en el 70 a 80% de los casos

Prevención de los osteofitos cervicales

Debido a que espondilosis cervical es parte del proceso de envejecimiento en realidad no se puede hacer mucho para evitar esta condición, sin embargo, si es posible minimizar algunos síntomas mediante la realización de ejercicio físico de manera regular y la limitación de actividades profesionales o de recreo que ejerzan presión sobre las estructuras cervicales del cuello, la cabeza y los hombros.

Los mejores ejercicios para la salud de la parte cervical de la columna vertebral, son actividades que generen el mínimo impacto posible sobre ellas como nadar, caminar, y el yoga, una vez que los síntomas ya se han desarrollado se debe hacer énfasis en el control de estos en lugar de la prevención