La percepción del dolor es diferente en hombres y mujeres

Un grupo de Investigación de la Universidad de Texas en Dallas, conformado por el Dr. Ted Price, el Dr. Salim Megat y sus colegas, descubrió nuevos hallazgos que se suman al creciente coro de investigaciones recientes que indican, fuertes diferencias en los orígenes del dolor en hombres y mujeres. Los resultados fueron publicados en el Journal of Neuroscience.

“Los mecanismos que impulsan el dolor parecen estar notablemente separados entre hombres y mujeres, para la misma magnitud de dolor”, dijo Price. “Hemos realizado un cambio celular que revierte por completo la génesis del dolor crónico solo en el hombre. Lo que estamos aprendiendo, es que diferentes tipos de células impulsan el desarrollo del dolor”. Dijo Price.

El experimento se centró en un mecanismo de dolor recientemente descubierto relacionado con los receptores de dopamina D5, una de las cinco clases de receptores identificados para el neurotransmisor.

Los ratones que fueron modificados genéticamente para carecer de estos receptores D5, mostraron respuestas de dolor significativamente reducidas, pero solo en los varones.

“Es extraordinariamente específico para los hombres”, dijo Price. “Si vemos los mismos resultados en los tejidos humanos, apoyará la idea de que se podría fabricar un fármaco antagonista D5 para tratar el dolor en los hombres”.

Descubriendo las diferencias anteriormente pasadas por alto

Price dijo que el descubrimiento fue puesto en marcha por un dictamen de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) hace cuatro años.

Anteriormente, muchos experimentos preclínicos utilizaban solo animales machos debido a su relativa simplicidad, ya que carecían de un ciclo estral para la reproducción, que modula los niveles de hormonas.

Cuando el NIH indicó que requeriría que la investigación incluyera tanto a hombres como a mujeres, despejó el camino para que se descubrieran las diferencias de estos dimorfismos entre los sexos.

“Hemos estado pasando por alto una variable clave durante mucho tiempo, y soy tan culpable como todos los demás”, dijo Price. “Profesionalmente, no vimos ninguna razón para hacerlo hasta 2014. Pero estamos descubriendo que la decisión del NIH fue la correcta. Todos los que conozco y están realizando este tipo de estudios, encuentran mecanismos nuevos e interesantes que simplemente hemos pasado por alto”.

El valor agregado es que esta nueva filosofía de investigación, explica parte de la incapacidad de reproducir resultados en estudios previos de un solo sexo.

“Aquellos que han llevado a cabo ensayos clínicos durante los últimos cinco años se han sentido frustrados porque los resultados preclínicos no aparecen en los estudios clínicos”, dijo Price. “La causa potencial de este problema, es que hasta hace poco, muchos de los investigadores preclínicos solo usaban machos. Luego, en los ensayos clínicos, los participantes humanos eran principalmente mujeres, porque hay más mujeres que sufren dolor crónico que los hombres”.

Diseñando nuevas formas de tratar el dolor

El movimiento acelerado de la investigación que demuestra profundas diferencias entre hombres y mujeres, pronto podrá dar lugar a un nuevo modelo de medicamentos para el alivio del dolor, dijo Price.

“Me lleva a creer que es bastante probable que para el dolor crónico, tengamos que fabricar medicamentos específicos para hombres y mujeres “, dijo Price. “Si no es así, es posible que necesitemos desarrollar diagnósticos, para observar los tipos de células que están prolongando el dolor en un individuo, para poder adaptar el tratamiento terapéutico en función del mecanismo subyacente. Simplemente no lo hacemos en este momento”.

El dolor crónico tiene mayor prevalencia y mujeres

Price admite que, en cierto sentido, sus propios hallazgos de investigación lo frustran, debido al sexo favorecen.

“Descubrir los receptores D5 como un objetivo de alivio del dolor me molesta de una manera. La mayoría de los pacientes con dolor crónico son mujeres, no hombres, por lo que preferiría desarrollar algo que con certeza funcione en las mujeres”, dijo.

Espera que al agregar su investigación a la creciente evidencia del dimorfismo sexual, pueda ayudar a cambiar la forma en que se percibe el tratamiento del dolor y, finalmente, aliviar a las personas con dolor crónico, independientemente de su sexo.

“El descubrimiento del mecanismo D5 no es tan importante en sí mismo”, dijo. “Lo que es realmente importante es que es otra indicación muy clara de que existen diferencias mecánicas de sexo extraordinariamente fuertes, en la manera en que el dolor se vuelve crónico.

Este tema es algo a lo que todos los que hemos hecho investigaciones en este campo, tenemos que prestar especial atención, y siento que va a conducir al avance que todos queremos”


Fuente

Megat, S., Shiers, S., Moy, J. K., Barragan-Iglesias, P., Pradhan, G., Seal, R. P., … Price, T. J. (2017). A Critical Role for Dopamine D5 Receptors in Pain Chronicity in Male Mice. The Journal of Neuroscience, 38(2), 379–397. https://doi.org/10.1523/jneurosci.2110-17.2017

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Encuentre mas informcaion sobre como Google utiliza la cokies en su Pagina Oficial PAGINA OFICIAL DE GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest