Medicamentos Para La Artrosis: La Verdad sin Comerciales

Los medicamentos para la artrosis utilizados actualmente tienen beneficios reales? 

La verdad acerca de los medicamentos, para la artrosis de tipo convencional es que hasta el día de hoy no existe uno solo de ellos, que pueda revertir las lesiones del cartílago causadas por esta enfermedad.

En cambio, sí existen una gran variedad que tienen como objetivo el tratamiento médico de los síntomas de la artrosis, como la reducción del dolor y la rigidez.

Esto permite que las personas que sufrimos de artrosis tengamos mayor facilidad de movimiento y mejor calidad de vida.

Los medicamentos para la artrosis más comúnmente utilizados son:

Analgésicos

Dentro de los síntomas predominantes de la artrosis están el dolor y la inflamación.

En los casos en los que el dolor es el síntoma predominante, este tipo de medicamento es el más apropiado.

Estos medicamentos, para la artrosis tienden a tener menos efectos secundarios que los fármacos utilizados, para reducir la inflamación.

El analgésico más comúnmente utilizado es el acetaminofén, el cual es recomendado por el colegio americano de reumatología, para casos de dolor leve o moderado causado por artrosis.

Este medicamento para la artrosis es de venta libre y con variadas marcas genéricas.

El acetaminofén se puede tomar en dosis de 350 mg a 1.000 mg cada 4 a 6 horas, pero no dosis mayores a 4.000 mg diarios.

Es importante saber, que este fármaco puede interferir con el alcohol, por lo que debe consultar a su médico en los casos que usted consuma más de tres bebidas alcohólicas al día, a pesar de ser un medicamento de venta libre.

En los casos de dolor severo su médico le puede recetar analgésicos más fuertes como los que incluyen clorhidrato de propoxifeno, acetaminofén con codeína y tramadol.

Es importante resaltar que estos medicamentos son utilizados generalmente por periodos cortos porque conllevan riesgo de dependencia.

Analgésicos tópicos

Esta clase de medicamentos, para la artrosis viene en presentaciones de cremas, gel, y espray que se aplican sobre la piel de la articulación dolorida.

Uno de ellos, el voltarén, es una formulación tópica de tipo antiinflamatorio no esteroideo (AINE), y está disponible solo con receta médica.

Los demás medicamentos para la artrosis de este tipo, se pueden encontrar directamente por mostrador.

Los efectos de estos fármacos tópicos provienen de una variedad de ingredientes activos. Lo más comunes son:

  • La capsaicina

Este es un ingrediente de tipo natural que se encuentra en una forma altamente purificada en el pimiento de cayena.

Actúa en el cuerpo mediante la reducción de un neurotransmisor llamado sustancia “P”, que se cree es la encargada de enviar los mensajes del dolor al cerebro.

Durante las primeras semanas de uso, el ingrediente puede causar escozor y ardor.

Este medicamento está disponible bajo distintas marcas genéricas, según el país y los laboratorios que la producen, y en algunos, la formulación viene acompañada de agentes que suprimen los efectos irritantes de la capsaicina.

  • Revulsivos

Revulsivo es un tipo de tratamiento médico en el que se produce un efecto adicional a la condición tratada con el fin de minimizar los síntomas de otra condición más grave.

Por ejemplo, hablando concretamente de los analgésicos :

Si usted  tiene un dolor de cabeza muy fuerte entonces se causa a propósito otro tipo de dolor en otra parte del cuerpo, para distraer la atención del cerebro de su dolor de cabeza.

Algunos analgésicos de tipo tópico contienen revulsivos, para irritar las terminaciones nerviosas del área donde se aplica con el fin de distraer al cerebro del dolor en la articulación.

Algunos de estos componentes y medicamentos, para la artrosis de tipo revulsivo son sustancias como el mentol, aceite de gaulteria, alcanfor, aceite de eucalipto, aceite de trementina y methilnicotinate dihidrocloruro, que se encuentran en productos como arthricare, eucalyptamint, ice hot y mineral ice.

  • Salicilatos

A diferencia de los salicilatos, que se encuentran en analgésicos de tipo oral, en donde este componente funciona debido a la inhibición de las prostaglandinas, en el caso de los medicamentos, para la artrosis aplicados por vía tópica, estos trabajan principalmente como revulsivos.

Dentro de los medicamentos de tipo tópico que contienen salicilatos se incluyen el aspercreme, ben gay, flexall, mobisyl y sportscreme. 

 

  • Medicamentos para la artrosis anti-inflamatorios no esteroideos (AINE)

Los medicamentos, para la artrosis de tipo anti-inflamatorio no esteroideo (AINE) son un gran grupo de fármacos que se usan para ayudar a disminuir el dolor y la inflamación, y se pueden encontrar por venta libre y prescripción médica.

El colegio americano de reumatología recomienda este tipo de medicamentos para la artrosis, como un tratamiento alternativo al acetaminofén, en aquellas personas con artrosis de rodilla que presentan un dolor de moderado a grave acompañado de inflamación.

Dentro de los AINES el más común de todos es la aspirina.

También se encuentran otros como el ibuprofeno (advil, motrin, naprosyn, naprelan), ketoprofeno (actron), naproxen y el naproxeno sódico (anaprox, aleve), los AINES también incluyen una clase de fármacos llamados inhibidores COX-2 que son muy parecidos a los AINE tradicionales, pero con una formulación más segura para el estómago.  (Ver efectos secundarios).

En la actualidad el único inhibidor de COX-2 disponible es celecoxib, los demás fueron retirados del mercado cuando se encontraron evidencias que podían aumentar los riesgos de accidentes cardiovasculares.

Al igual que los salicilatos, los AINE inhiben la producción de sustancias químicas como las prostaglandinas, que se producen naturalmente en el cuerpo y participan en el proceso de la inflamación, causada por la artrosis.

Que son las prostaglandinas

Son una de las sustancia más potentes que liberan la células.

Estas tienen diferentes funciones y efectos en el cuerpo y que en algunas ocasiones son totalmente opuestos entre si.

Dentro de estas funciones se encuentra la regulación de la temperatura en el hipotálamo y las respuestas inflamatorias.

Algunos medicamentos para la artrosis de tipo analgésico aquí descritos y otros como la aspirina, antipiréticos y antiinflamatorias tienen que ver con la inhibición de la síntesis de esta sustancia.

Que es AINE?

AINE es el acrónimo de medicamentos Antiinflamatorios No Esteroideos.

Los AINE se encuentran entre los medicamentos más utilizados para tratar el dolor y la inflamación causada por la artrosis.

Se hecho son los que tienen el periodo de utilización más extenso en la historia del tratamiento de la artrosis

Inyecciones de corticosteroides

Los corticosteroides son medicamentos, para la artrosis relacionados con un componente natural del cuerpo llamado cortisona.

En algunos casos, el médico puede aplicar este medicamento en la articulación afectada, con el fin de conseguir una disminución del dolor de manera rápida y puntual.

De la misma forma,  cuando se acumula líquido en la articulación debido a los efectos de la artrosis,  el medico puede realizar un procedimiento consistente en drenar este líquido acumulado y luego inyectar los corticosteroides.

Los expertos recomiendan las inyecciones de corticosteroides, como terapia alternativa en pacientes con un dolor moderado o severo en la rodilla y signos de inflamación, que no han desaparecido con otros medicamentos para la artrosis, como AINES.

No se recomienda recibir inyecciones de corticosteroides más de 4 veces al año.

Terapia de ácido hialurónico

Dentro de los medicamentos para la artrosis se podría decir que este es de los más naturales y con menos efectos secundarios.

El ácido hialurónico se encuentra naturalmente en el líquido articular.

Este componente de la articulación actúa como amortiguador y lubricante, permitiendo su movimiento de una manera suave y protegiendo al cartílago y al hueso de la fricción causada por el movimiento.

En el tratamiento, el médico extrae una pequeña cantidad de líquido articular con el fin de dar cabida al ácido hialurónico que se va a inyectar.

Las inyecciones de este medicamento para la artrosis se aplican de manera semanal durante 3 a 5 semanas dependiendo del producto.

Según las directrices de centros especializados en artrosis y reumatología, las inyecciones de ácido hialurónico son útiles en personas que tienen una respuesta inadecuada a los AINE o síntomas adversos agudos a esta clase de medicamentos.  (ver beneficios y riesgos de los AINE)

Los ensayos clínicos han demostrado que las inyecciones de este medicamento para la artrosis son eficaces en la reducción del dolor leve o moderado causado por artrosis de rodilla.

No se tienen registros de estudios o informes acerca de la eficacia de este tratamiento en otras articulaciones.

¿Necesitaré cirugía?

La mayoría de las personas con artrosis no requiere cirugía, pero en el caso que usted tenga un daño severo en las articulaciones, dolor extremo que no mejora con otros tratamientos y movimientos muy limitados a consecuencia de la artrosis; puede ser que si requiera una cirugía.

Los procedimientos quirúrgicos generalmente pueden proporcionar varios beneficios dentro de los cuales podemos citar:

Mejoría en el Movimiento de la articulación

Si el constante y progresivo desgaste del cartílago dificulta en gran medida su movilidad, causando limitaciones en su independencia personal, el reemplazo de la articulación puede hacer que la articulación recupere en un alto porcentaje su movilidad y por ende la recuperación de su independencia en términos de movimiento y el disfrute de las actividades que más le gustan.

Alivio del Dolor

Si la artrosis le está causando un dolor intenso que no ha podido tratarse efectivamente con medicamentos para la artrosis, la sustitución quirúrgica de la articulación puede ser la solución más viable.

Mediante el procedimiento, se pueden extraer los osteofitos e irregularidades del hueso, producto de la artrosis, los cuales pueden suelen ser los principales causantes del dolor.

Mejoramiento en la alineación de las articulaciones

En algunos casos la artrosis puede desviar una articulación de modo que esta pierde su alineación causando deformidades leves, principalmente en las piernas.

Cuando se tiene artrosis de rodilla, y aunque la apariencia no debe ser la principal razón por la cual usted deba someterse a una cirugía de este tipo, si puede ser un valor agregado. Mediante esta se puede corregir la alineación y mejorar la apariencia, además de la disminución del dolor y la recuperación del movimiento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Encuentre mas informcaion sobre como Google utiliza la cokies en su Pagina Oficial PAGINA OFICIAL DE GOOGLE

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This